Buscar
  • Edgar Yitani

Valores sociales en el 2021.

Los valores éticos y morales, no se venden ni se negocian;

quien se vende por dinero, traiciona a los suyos;

y demuestra que nada vale como persona.

Edgar Yamil Yitani.

Hoy como siempre los valores sociales son importantes, ya que estos constituyen el fuerte eslabón que mantiene unida a la sociedad; y si queremos saber de donde provienen, la respuesta es fácil; de la familia, de la costumbre de los seres humanos a mantenerse unidos con igualdad, respeto, lealtad, humildad, sencillez y muchos otros atributos, que como seres humanos nos corresponde no solo conocer, sino también el respetar, aplicar y fortalecer, porque solo así la sociedad se conserva en paz y mejora a través de los tiempos.

Si queremos vivir en una sociedad llena de armonía, en donde todos seamos respetuosos de nosotros mismos y de los demás es necesario poder actuar de acuerdo con los principios establecidos por la propia sociedad a través de los siglos, de la convivencia diaria, de la necesidad humana y de principios de respeto, igualdad, ayuda, trabajo, lealtad honestidad, compromiso y esfuerzo de toda la comunidad.

No podemos decir limitativamente cuáles son los criterios comunes para poder llevar una vida en sociedad; pero si podemos mencionar y explicar muchos de los puntos más importantes y necesarios para desarrollar con verdad y lealtad una buena vida en comunidad.

Uno de estos valores esenciales lo es la Responsabilidad. La cual aplica inicialmente para con nosotros mismos, y ella nos marca desde nuestros primeros años y se va reforzando y entendiendo de distinta manera al paso de la vida; así pues es necesario saber lo que significa para cada uno de nosotros y su significado, para así poder aplicarlo inicialmente en nuestros actos y después en nuestras relaciones con otros seres humanos.

Es necesario que se entienda que no podemos afectar a otros con nuestras decisiones particulares o con actos que dañen la esfera de otras personas, porque ello nos hace responsables de tales afectaciones.

La responsabilidad aplicada con madurez, honradez, honestidad y comprensión, nos enseña que debemos de entender que todos nuestros actos tienen consecuencias sobre otras personas o seres, de no ser responsables, ello es una irregularidad y estamos siendo irresponsables y quizá hasta faltando a la ética y moral comunitaria; por lo que tendremos que aceptar las consecuencias de nuestras acciones y de los actos que realizamos o propiciamos, porque estamos violando derechos o propiedades de los demás, sin que ello nos corresponda.

Lo cual nos hace responsables no solo ante los demás, sino principalmente ante nosotros mismos, ya que somos ejemplo decisivo para todos aquellos que nos quieren, aprecian, respetan y confían en nosotros, como sucede con la familia y la comunidad. La traición, el abuso y el engaño no tienen cabida en una sociedad unida e integrada.

Tenemos responsabilidades con todos los demás que conviven cerca o alejados de nosotros; las faltas dañan aún a la distancia, pero el respeto llega aún más lejos de lo que imaginamos y abre o cierra las puertas del éxito y de los grandes proyectos sociales y familiares.

Nadie quiere seguir a una persona carente de ética y moral en sus actos y decisiones, ello es contrario a la sana y correcta convivencia social; debemos de ser personas responsables de nuestros actos y reconocer que tenemos obligaciones y beneficios en todo ello, pero hay que hacerlo con inteligencia, ética, moral, y valores sociales; ello habla de superación, madurez, lealtad, honorabilidad y compromiso.

Hay que prepararnos y preparar a nuestra familia para que estén capacitados para poder llevar a cabo una convivencia social en una esfera clara, armoniosa y apegada a la realidad actual en que nos toca vivir.

Los usos y las costumbres son decisiones de la comunidad que requieren respeto y obediencia, ya que ello conforma muchas de las veces la base principal en el correcto desempeño de la comunidad.

A veces a unos nos parece absurdo, anticuado o nefasto ese proceder; pero en realidad son circunstancias especiales para cada comunidad, por ello las personas tienen toda la libertad para decidir donde habitar y con que comunidad convivir.

Todos los valores van de la mano, pero hay muchos que son digamos que esenciales para poder dar principio a esta relación social y así tenemos; el respeto, la justicia, la tolerancia, la humildad, la sencillez, el afecto, el amor, la integridad moral y ética de las personas, el saber valorar y el apreciar a los demás y también a nosotros mismos, así como el también poder mantener constantemente una vida armoniosa con la sociedad a la que estamos integrados, sin lugar a dudas que ello es indispensable.

El amor, la justicia y la libertad son esenciales así como la comprensión y el reconocimiento por nosotros y por los demás, el poder aplicarlo nos ayuda a velar por la buena convivencia y la felicidad de todos y se expresa como amistad, hermandad, amor de padre, de hijo o de amigos o compañeros; ya que son valores fundamentales que no se puede olvidar en ningún momento. Si somos egoístas y nos estancamos con el señalamiento de no por querer agradar a otros, a la larga siempre pierdes la libertad y dañas la de otros afectando la dignidad o el derecho a realizarte con igualdad, equidad, responsabilidad, entendimiento, respeto y humildad sin distingo de raza, credo o tipo de economía.

Con la buena convivencia y la integridad moral y lealtad hacia la comunidad y a nosotros mismos, siempre se logra alcanzar la Paz, y esta nos conducirá a un estado de honestidad interior y para con los demás en todos nuestros actos y acciones. Cuando se tiene el valor para generar acciones de bien para la sociedad, cuando somos y entendemos que formamos parte de la comunidad que nos rodea y nos permite vivir dentro de ella, no se hablan de sacrificios o de deudas pendientes, solo se busca ayudar, apoyar, buscando siempre una mejor convivencia y desarrollo personal y comunitario y serán las acciones encadenadas en favor de todos las que construyen los cimientos para crear y ser parte de algo realmente maravilloso; lo cual nos corresponderá brindándonos una vida tranquila, pacifica, alegre, más humana y responsable, mejorando así la existencia de cada uno de los que la integran si es que ellos mantienen la congruencia entre lo que se hace y se aporta con lo que se obtiene y se logra.

Si como personas no sabemos ser leales ni a nosotros mismos, entonces tampoco podremos serlo con los demás; pero al aplicarlo de mutuo propio, se nos forma el temperamento, el carácter, la autonomía, la decisión y certeza de alcanzar el triunfo en todos nuestros proyectos, al tiempo que nuestra personalidad nos cuida y defiende de los engaños que arrastra la vida, dándonos la oportunidad de ser mejores personas en todo momento de nuestra existencia.

Busca mas artículos en:

https://www.wix.com/dashboard/c92e7b46-dcf8-4fe9-9251-a8c194c37281/blog/published.

https://www.edgaryitani.com

https://www.facebook.com/EdgarYamilYitani

@EdgarYamilYitani






Entradas Recientes

Ver todo

“La mujer debe de ser libre para ser todo lo que ella quiera y desea; en la forma y manera que así lo desea, siempre con fuerza y dignidad.” Por: Edgar Yamil Yitani La mujer mexicana, siempre y a trav

Por: Edgar Yamil Yitani. Todos sabemos que la honestidad es un valor moral fundamental, ya que mediante ello así se designa la cualidad de ser honesto; y para ello se hace referencia exacta a un conju