Buscar
  • Edgar Yitani

“Todo pasa en el momento preciso y exacto”


“La existencia la construimos a diario, no hay acción por insignificante que parezca; que no incline la balanza de la vida hacia algún lado. Edgar Yamil Yitani.

Así de simple es la vida, uno solo busca complicarla, pero la vida es simple, fácil transparente y tiene continuidad.

La verdad es que las cosas o personas que descubrimos a lo largo de nuestro camino por la vida no son parte de una casualidad, sino esenciales en nuestro camino y nos llegan en el momento exacto, y siempre será la persona justa; no importa cual sea el resultado de tal encuentro, esa era la persona justa para tal momento o situación.

Estamos acostumbrados a recibir todo lo bueno de la vida, pero aun así, la vida nunca nos deja y siempre nos sorprende, tampoco nos olvida y por ello es por lo que nos regala múltiples experiencias en todo lo que hacemos o no hacemos; a través de un continuo interactuar con quienes nos rodean, solo que a veces, no comprendemos que esas personas están ahí porque cumplen una parte muy importante en nuestra preparación en nuestra existencia y que a la vez son detalles que nos enseñan y muestran cómo transitar y avanzar por los caminos de la vida.

Si entendemos que existen las situaciones diversas, también debemos de aceptar que hay personas especiales; por ello todo aquello que nos suceda a lo largo de nuestra vida, entendamos que es lo único que podría haber sucedido. A veces quisiéramos que las cosas fueran diferentes, pero entendamos que lo vivido no podía haber sido de otra manera; si hubiésemos cambiado de camino, tal vez no hubiésemos cometido tal acto o error, pero pensarlo es fácil después de sucedido, antes de ello no estaba ni en nuestros sueños como tampoco en nuestra imaginación.

Dicen que uno mismo se labra su camino y es cierto, pero en tal trayecto pasa lo mismo; encontrarás y vivirás sin saber que, lo que en ese justo momento te corresponde.

La realidad es que si uno se comporta dentro de las reglas y normativas morales y éticas que rigen a la humanidad; es más común que nos sucedan cosas buenas, que conozcamos buenas personas, que actuemos siempre correcta y positivamente.

Ello no nos aleja de la realidad, en donde lo que está designado para nosotros deje de suceder, tal vez el resultado es distinto al encontrarnos con ello o con tal persona, porque si actuamos con bondad puede ser que lo encontremos y así podemos ayudarlo, o apoyarnos en él. Lo que no nos garantiza que no suframos con ello.


Si nuestro actuar es negativo, tal vez tengamos un disgusto, un enfrentamiento y quizá hasta quedemos lesionados o perdamos la vida; es decir, si bien las cosas van a suceder, depende de nosotros el resultado final de tal encuentro.

La vida, nosotros la construimos a diario, con cada uno de nuestros actos y negaciones, no hay acción por insignificante que parezca; que no incline la balanza de la vida hacia algún lado. El hubiera no existe en la realidad, los hechos si son reales.

Pero no hay que confundirnos, nuestros hechos y acciones si influyen en los resultados y por ello es por lo que al final, no siempre sucede lo que debía de acontecer; pero si analizamos los resultados, de lo que sucedió aprenderemos la enseñanza de vida que nos hará más fácil continuar en nuestro camino.

Por ello hay que agradecer siempre a “Dios” que nos obsequia cada amanecer, porque mientras hay vida, hay esperanza y con ello queda mucho por hacer y esta oportunidad será tan perfecta, como en cada caso nosotros la queramos realizar.

Por todo ello hay que aprender a valorar todo lo que nos rodea, incluidos nosotros mismos; que si bien no somos perfectos, si somos parte de una gran creación y por ser parte de ella, tenemos la oportunidad de iniciar todo lo que podemos imaginar, con la seguridad de que al hacerlo, se inicia en el momento oportuno y correcto, ni antes, ni después.

Esto es muy fácil de aplicar, en el momento que sientas que tienes deseo de iniciar algo, solo hazlo, arranca con entusiasmo y energía, que ese será el momento justo para hacerlo; siempre que te sientas preparado para comenzar, es entonces que debes de iniciarlo.

Las cosas se darán, encontrarás nuevas amistades, conflictos y realidades que tal vez ni siquiera imaginaste, pero en verdad que a la larga habrá mucha experiencia dentro de ti y ello te ayudará a que cada vez camines con más seguridad, certeza y conocimiento en lo que haces. Tus metas serán más fáciles de alcanzar, y te harás una mejor persona cada día.

Nunca pierdas la fe en ti, recuerda que eres una creación maestra, única, inigualable e insustituible, eres alguien especial y aquí aprenderás que cada inicio tiene un final, pero ese final te brinda un día nuevo, es decir una nueva oportunidad de recomenzar una y otra vez tu realidad; ello es lo que nos hace mejor como personas. Recuerda en cada final encontrarás un nuevo comienzo y este será mejor que el anterior.

Muchas veces es difícil hacer un cambio en nuestras vidas, pero ser flexibles ayuda, y en vez de alejar a los demás, los acerca y la unión siempre nos dará más fuerza y seguridad en nuestros proyectos y en nosotros mismos.

Vivimos nuevos tiempos, y tenemos que adaptarnos, los cambios son necesarios para adaptarnos mejor a cada nueva realidad que nos toca enfrentar.

Cuando terminamos un proyecto, no es llegar al final, es haber tomado algo hasta lograr concretarlo y ahora ahí, se fortalece nuestro proyecto de vida y nos permite estar cada vez más preparados, porque habremos iniciado nuestro crecimiento y evolución, para llegar a ser mejores aún.

Recuerda que cada rayo de sol tiene un destino, algunos apagan las sombras y otros causan destellos; así, tu puedes elegir y llegar a lo que te propongas.

Entradas Recientes

Ver todo

“La mujer debe de ser libre para ser todo lo que ella quiera y desea; en la forma y manera que así lo desea, siempre con fuerza y dignidad.” Por: Edgar Yamil Yitani La mujer mexicana, siempre y a trav

Por: Edgar Yamil Yitani. Todos sabemos que la honestidad es un valor moral fundamental, ya que mediante ello así se designa la cualidad de ser honesto; y para ello se hace referencia exacta a un conju