Buscar
  • Edgar Yitani

Qué sabemos de la tolerancia e intolerancia.



Edgar Yamil Yitani.

Siempre que pasamos por momentos de presión, angustia, dolor, estrés, enojo, ira, decepción o rabia; pareciera que nos gusta caminar los caminos de la intolerancia, los cuales no solo afectan a los demás, sino que también nos afectamos a nosotros mismos.

La tolerancia es un efecto de actuar y contener, pero casi nunca nos podemos controlar y menos aún pensamos en los efectos de nuestras acciones; y es cuando se pierde el respeto a uno mismo, a las personas que nos rodean e incluso nos desahogamos contra las personas que nos quieren, aman o aprecian.

La intolerancia nubla nuestra mente, como si la sumiera en una densa niebla y nos impide pensar con claridad, nos provoca un cambio de personalidad, que aunque dura poco, daña mucho a propios y a extraños y aún peor, a nosotros mismos.

Convivir siendo tolerantes es bueno, pero estar bajo la presión de un intolerante; es un infierno en el que nadie tiene porque estar y al cual nunca se podrá uno acostumbrar.

La tolerancia es uno de los valores sociales y morales más importantes en toda comunidad o familia; si bien nunca debemos de poner limites a nuestra tolerancia, no hay que dejarnos arrastrar con ello, porque caeríamos en el error y la complacencia.

Se pierde ese respeto hacia los otros y a nosotros mismos; y se actúa o se efectúan acciones que nos hacen insoportables, irreconocibles e imprudentes. Nuestro enojo brota contra los que no se quiere, contra lo que pensamos de alguna manera nos daña y dejamos escapar palabras contra todos que laceran profundo, que cortan el afecto y dañan la confianza, por ello debemos de ser cautos, y tenemos la obligación de autocontrolarnos, porque las palabras dejan heridas que permanecen por siempre, que dañan de una forma increíble y que no pueden ser borradas de las mentes de los afectados y de los oyentes.

La intolerancia o la falta de tolerancia, nos puede llevar a quedarnos solos, a ser marcados por los demás y propiciar que los demás se alejen por voluntad propia, ya que no estarán seguros de lo que pueda pasar en otra explosión de intolerancia al enfrentar diariamente la vida.

Ser tolerante, es ser indulgente, pero la intolerancia arremete contra todo y contra todos.

El ser tolerantes es una cualidad que tenemos los seres humanos y a veces hasta los animales; que nos lleva a soportar más de lo que corresponde, nos hace aguantar lo que no debiéramos, que nos anima a la aceptación de actos, cosas o indicaciones aun en contra de nuestra forma de actuar y pensar; pero a veces ser tolerantes no es suficiente para impedir que el intolerante se detenga y ello agrava las situaciones, puesto que daña nuestra ética, moral, creencias, conceptos de vida, la forma de comportarnos en la vida, ya que afecta nuestras prácticas, ideas, y llega a bloquear o a cambiar nuestra personalidad y el trato humano que acostumbramos. Por ello se dice que la tolerancia es un reconocimiento de que existen diferencias y cada uno es tan tolerante como su capacidad humana y preparación ética y moral lo permite; aunque nadie está exento de tener un arrebato explosivo a causa de una persona intolerante que abusa de la tolerancia de los demás.

Las diferencias provienen de la propia naturaleza humana, de la educación de cada persona, de la diversidad de las culturas y de los apegos religiosos y morales de cada colectividad; todo ello define en mucho el modo de ser y de actuar de cada persona.

Por ello también hay una tolerancia de tipo social, la cual se basa principalmente en enseñanzas para convivir en sociedad con distintos grupos de personas y se nos refuerza el manejo de nuestros comportamientos, actitudes y decisiones, basándonos en el respeto hacia nosotros y a todos los demás, por lo cual no debemos de perder de vista nuestra forma de actuar y no dejemos perder nuestra forma de ser, reconozcamos las diferencias, que no nos gane la insurrección, somos inteligentes y pensantes, seamos tolerantes en ese caso con nosotros mismos y conservemos dentro de los márgenes que tenemos instituidos en nuestra sociedad, sin perder la ética y la moral.

La tolerancia es una actitud fundamental y más importante de lo que imaginamos, ya que ella nos permite tener una vida en sociedad, que nos permite aceptar comportamientos y opiniones distintas a las nuestras, que tal vez chocan con sus principios y valores éticos y morales, pero que a la vez se siente con la libertad de decidir por lo que considera correcto.

Es tan importante, que las naciones unidas la consideran imprescindible para la buena convivencia mundial y le pide a los gobiernos ser tolerantes los unos con los otros y por ello estableció el día 16 de noviembre como el Día Internacional de la Tolerancia. Esta es una de las muchas medidas instituidas en el mundo en la constante lucha contra la intolerancia de líderes y gobiernos y que muchas de las veces proviene de la venganza, del rencor, del resentimiento o la envidia y de ahí nace la no aceptación de la diversidad en el pensamiento mundial.


www.wix.com/dashboard/c92e7b46-dcf8-4fe9-9251-a8c194c37281/blog/published.

https://www.edgaryitani.com

https://www.facebook.com/EdgarYamilYitani

@EdgarYamilYitani

Entradas Recientes

Ver todo

La mujer como centro esencial de la familia.

“La mujer debe de ser libre para ser todo lo que ella quiera y desea; en la forma y manera que así lo desea, siempre con fuerza y dignidad.” Por: Edgar Yamil Yitani La mujer mexicana, siempre y a trav

¿Qué Es Honestidad Política?

Por: Edgar Yamil Yitani. Todos sabemos que la honestidad es un valor moral fundamental, ya que mediante ello así se designa la cualidad de ser honesto; y para ello se hace referencia exacta a un conju