Buscar
  • Edgar Yitani

La mujer frente al derecho a la vida.

“La mujer no solo es amor y belleza, es la fuente de vida, sin ellas no hay mañana para la civilización; si nos faltan, la humanidad se extingue.”- Edgar Yamil Yitani.

Estamos en tiempos complicados, en los cuales pareciera ser que la sociedad está decidida a nuevos cambios y por lograr los mismos, inesperadamente se encuentra enfrentada entre si; unos defienden y otros atacan y la controversia es exactamente lo mismo, el derecho a la vida.

La lucha de género y de preferencias de género, ha dado lugar a muchas controversias, y como siempre la mujer resulta ser la más afectada.

Claro que si apoyamos el que las mujeres busquen cambios para tener mayor libertad, decisión y respeto en sus derechos fundamentales y constitucionales; ante la ley y ante la ciudadanía.

Hoy en día, las mujeres quieren grandes cambios, y tienen razón y es por ello por lo que no podemos tomar banderas a favor o en contra, porque las mujeres están divididas en sus peticiones y a ellas corresponde esa decisión; y querer abanderar un grupo es hacer crecer el enfrentamiento interno entre ellas.

Las mujeres, son princesas, todas, sin excepción, porque concibo que todas sin excluir a ninguna, fueron traídas a este mundo por una reina; solo que la cuna y los tiempos para cada una, han sido distintos.

Nunca será lo mismo crecer en un ambiente familiar lleno de amor, cariño, protección y sin carencias; a tener que enfrentar retos tremendos que son vista complicados y extraños, que a veces nacen de ser madre soltera, o quizá de ser hija de padres irresponsables, incluso de violencia doméstica, o en ocasiones de desprecio familiar o social, o simplemente por nacer y crecer sin apoyos alimenticios y educacionales. Porque no decirlo, hasta de sufrir el desprecio de familiares y amigos, quienes ocupan esas posiciones para negar el apoyo o la ayuda.

Sin lugar a duda, que la mujer y así lo reconozco, es la base de la familia, es ella como madre quien la mantiene unida, fuerte y la fortalece.

Es la mujer de casa quien apoya esta decisión en todo momento y situación; definitivamente la mujer madre de familia, es quien lleva a cabo en el día con día una labor titánica en varios aspectos, más aun, si a ello le sumamos que todavía trabaja para apoyar o mantener a su familia, porque siempre está buscando lo mejor para los suyos, su esfuerzo es insuperable.

Ello es algo que es admirable y que no podemos dejar de lado y que tampoco puede ser ignorado o desvirtuado.

Es cierto que hoy en día se les están reconociendo los derechos a la libertad, a decidir por si misma como mujer, tomado decisiones trascendentales en su propia vida, tanto en genero, como en su persona como en sus acciones y toma de decisiones; todo ello es justo, es correcto y hay que reconocerlo. La mujer debe de tener esa libertad, porque sin la libertad a decidir por sí mismas, no se puede decir que existe la libertad a expresarse; y en todo momento debemos de ser respetuosos, porque en base a ello se puede decir que hay un respeto a su vida y a sus decisiones personales.

Los hombres no tenemos derecho a restringir o a manipular sus decisiones y las acciones que se derivan de todo ello; es responsabilidad de cada una de ellas el conformar su forma de vida y los deseos y necesidades que de ello se desprendan, ello es fundamental para que exista tanto el respeto, como la igualdad y la equidad de genero, entre muchas otras virtudes.

Ahora bien, son ellas mismas, las mujeres, las que deben de estipular, concretar y decidir desde que momento en sus vidas pueden y están capacitadas por preparación, experiencia o por edad para esta toma de decisiones; y parece ser que aquí existe un vacío que no se esta llenado o que se esta dejando al arbitrio propio, que sin lugar a duda con el paso del tiempo y las experiencias que de todo ello se deriven, se ajustarán y definirán más concretamente.

No todas las mujeres piensan igual, no todas tienen la misma ideología, y religión, es mas, en estos casos de toma de decisiones tan importantes, también cuenta y mucho la educación familiar, la cultural y las tradiciones generacionales que rodean a cada una de ellas.

Hoy en día, la ley permite que un hombre de 60 años pueda vivir con una mujer de catorce años; porque se dice que si ella lo quiere hay que respetar sus decisiones y derechos humanos. No me opongo, pero si me pregunto, si siendo tan jóvenes, tienen la madurez y experiencia para entender, comprender y comprometerse a una relación de este tipo.

A mi forma de pensar habría que defender ahora no solo a la mujer experimentada y consciente de sus acciones, sino que hay que cuidar de las indefensas, de las que no conocen la maldad del mundo y que ahora se les permite dar un salto tan grande a tan prematura edad, claro que respeto las decisiones que se han dictado, mas no siempre se me hacen las mas acertadas en algunos puntos, pero por algo lo proponen y por algo lo defiendes. Simplemente nos corresponde respetar.

Sin embargo como defensor de los derechos de la mujer, y de las mujeres de todas las edades, las apoyo en todo, pero no veo claro los limites de estas acciones, tal pareciera que se les da una libertad que las lleva a una trampa, pero ello se vera con el correr del tiempo; por lo pronto las respeto a todas, así como a las decisiones de cada una de ellas, sin importar que unas estén de un lado de la mesa y las otras no acepten y menos aun consientan los cambios tan radicales de un día para otro.

Pero si les quiero señalar, que no tiene el mismo impacto emocional un aborto cuando hablamos de una mujer de catorce años y otra de treinta; en ambos casos se debe preparar a la mujer para un impacto psicológico y emocional, para que esto no se convierta en un ancla de culpa o de irresponsabilidad en sus vidas.

Es urgente que se hagan preparativos al respecto, y que las soluciones y apoyos para unas y otras sea oportuno y accesible a todas; porque como lo he señalado; todas son iguales y la mas rica, como la más humilde, valen lo mismo como seres humanos.

Pero sin embargo y sin distingo se pretende que se estén sometiendo a estas nuevas regulaciones a las muy capacitadas, experimentadas y con capacidad económica y apoyo familiar, dándoles un trato igual que a las que carecen de todo ello; ahí hay que poner el dedo en la llaga, porque siento que no se puede exigir cambiar en igual forma a las menos preparadas, a las mas desprotegidas y a las totalmente carentes de experiencia y recursos económicos, que a las que cuentan con todo ello.

Siento que debemos de hacer varias paradas en el camino y corregir, ello para el bienestar de todas las personas, porque todas tienen la libertad de decidir sobre sus vidas; siempre y cuando no se dañen con las acciones de unas, los derechos de otras personas.

Hay que tener cuidado, porque cuando las propias mujeres dicen abiertamente que unas no deben de hablar por todas las otras; tienen razón, porque se están quitando el yugo de la creatividad masculina que de alguna forma las tuvo restringidas, para que ahora las condicionen por parejo otras mujeres; entonces ello rompe la libertad que pedían, y solo cambia el yugo de mano.

Reitero me da gusto que la mujer se libere y alcance sus metas anheladas y consiga mayores libertades en todos los aspectos; pero habría que preguntarse cada una de ellas, que tan seguras están de que ello no dañe a otras que no están preparadas aún para tan drástico cambio ¿ Son las menores de edad personas capaces de disponer su futuro a los doce, trece o quince años?, en este punto el análisis debe de ser personal y muy individual en cada una de ellas; porque yo apoyo la libertad plena de todas y cada una de ellas, pero pregunto, ¿a que edad están suficientemente preparadas para tomar decisiones tan importantes?, las mismas decisiones que podrían psicológicamente dañarlas y modificarles su concepto de la vida.

“Solo les recuerdo; en la mujer está el futuro de la civilización humana; por favor no la destruyan.”

"Vivía esclavo, un día desperté y me supe libre, festejé y corrí sin experiencia, a ciegas por la vida; hasta caer en tantos errores por la inexperiencia, que por ellos y sus lecciones sigo libre y vivo, pero a causa de ellos, me perdí la vida.” - Edgar Yamil Yitani.


Entradas Recientes

Ver todo

La mujer como centro esencial de la familia.

“La mujer debe de ser libre para ser todo lo que ella quiera y desea; en la forma y manera que así lo desea, siempre con fuerza y dignidad.” Por: Edgar Yamil Yitani La mujer mexicana, siempre y a trav

¿Qué Es Honestidad Política?

Por: Edgar Yamil Yitani. Todos sabemos que la honestidad es un valor moral fundamental, ya que mediante ello así se designa la cualidad de ser honesto; y para ello se hace referencia exacta a un conju