Buscar
  • Edgar Yitani

Como será el 2021.

Los pensamientos negativos son para los perdedores; los triunfadores siempre son positivos y son los que cambian para bien el mundo. Edgar Yamil Yitani.

Si nuestras amistades se encuentran preocupadas, puesto que no saben que encierra este año que inicia y que sorpresas nos traerá; y si los vemos preocupados, quizá descontentos con la realidad y turbados en su forma de actuar y pensar, detengamos el paso, estrechemos su mano y démosles unas palabras de aliento, que sepan que no están solos, hagámoslos sentir que no pueden ser vencidos mientras ellos no lo permitan.

A todos sin excepción les quiero recordar algo que es muy importante, ello es que nunca hay que perder la fe, porque si nosotros nos sentimos desvalidos, o vencidos seremos perdedores, caerán nuestros sueños y no se alcanzarán nuestras metas. Los pensamientos negativos son para los perdedores; los triunfadores siempre son positivos y son los que cambian para bien el mundo. La recomendación es simple, recordemos que tenemos todo para triunfar dentro de nosotros, y si actuamos con inteligencia, como con gran seguridad en nosotros mismos, y si nos levantamos cada día seguros de que será un gran día y de que algo bueno nos traerá la vida; seguramente que nuestra disposición para vivir y disfrutar de lo mejor de este día cambiará y con ello alcanzaremos los triunfos que deseamos.

Nuestra actitud positiva, alegre y triunfante cambiara los pensamientos negativos por otros positivos, mismos que nos llevaran adelante como siempre ha sido; venceremos en todo y nada podrá detenernos, la actitud es importante y es lo que nos fortalece a todos.

Hay que levantarnos a diario con la ilusión de disfrutar la vida y de que todo lo que hagamos nos dará excelentes resultados; esa ilusión por vivir nos dará alegría, fortaleza, esperanza, fe en nosotros mismos, y todo ello en conjunto armará para nosotros un momento fantástico e increíble en cada instante, todo está en que nosotros estemos dispuestos a intentarlo, realizarlo y observarlo.

El perdedor solo comenta de sus penas y tropiezos y olvida sus alegrías, habla con desesperanza sin darse cuenta de que lo rodea el gran amor de su familia.

Se siente solo porque ignoran a quienes los aman y quieren, sienten que se ahogan, porque tienen miedo de despertar y respirar el mañana; por ello es por lo que caminan sin aliento, porque se niegan a percibir el aire del triunfo, por su necedad, les pesan sus posibilidades de triunfo, porque no saben observar sus virtudes, no entienden que a veces las carencias son el impulso para las grandes decisiones y logros.

Así es, pero es la verdad, ya que quienes quieren sentir la ausencia de los seres que han partido, se vuelven ciegos a los que junto a ellos les brindan apoyo, amor, afecto y cariño. Lo que no fue, jamás será y no puede ser cambiado. Lo que tenía que suceder, tenía que pasar; pero nuestro mañana lo escribimos nosotros, y este empieza con cada amanecer. Porque cada nuevo día es una nueva oportunidad de corregir nuestras acciones y mejorar nuestro pasado; siempre con responsabilidad y sensatez. No son las penas quienes nublan nuestra vista; es nuestra mente que las ocupa como disculpa para dejar de cumplir con nuestros compromisos de vida. Hay que entenderlo, unos se van primero y otros después, por ello, el tiempo de cada uno es especial y muy valioso.

Siempre es la actividad positiva la que mejor disipa los pensamientos obscuros, acaba con el miedo y la soledad; por ello debemos entender que cada amanecer es una nueva oportunidad de seguir adelante, de reiniciar por el camino correcto y ello nos fortalecerá y nos llevará a ser siempre triunfantes; habrá caídas, raspones, golpes, fracasos y obstáculos en el camino, estos no son para detenernos, sino para hacernos más fuertes, responsables y prudentes. No perdamos la vida llorando por los que ya partieron; dediquémosla a conservar, mejorar y aprovechar lo que la vida nos tiene reservados, que es mucho más de lo que podemos imaginar. Si somos prudentes e inteligentes, nos daremos cuenta de que la familia es un gran tesoro, maravilloso y único; pero aunque es lo más valioso, notorio, brillante y hermoso de todo lo que poseemos a veces también perece.

Por ello a veces nos desesperamos y por ello mismo nos equivocamos en nuestras decisiones; porque en estos casos la familia no acaba con quienes llevan nuestra sangre, sino que también aquellos que son parte de nuestra existencia, los que tejen una cobija de verdadera amistad, afecto y cariño sobre nosotros en los momentos en que más lo necesitamos, ellos son seres que nos arropan, arrullan y apoyan, y claro que también son importantes a cada paso, por cada etapa y momento que disfrutamos, también ellos son familia, los familiares cercanos y los buenos amigos son una familia más y si lo vemos así, jamás podremos decir que estamos solos. Solo recordemos que los buenos amigos no son los que nos aplauden en todo lo que hacemos, sino los que nos señalan con verdad y afecto nuestros aciertos y errores.

Busca mas artículos en:

https://www.wix.com/dashboard/c92e7b46-dcf8-4fe9-9251-a8c194c37281/blog/published.

https://www.edgaryitani.com

https://www.facebook.com/EdgarYamilYitani

@EdgarYamilYitani


Entradas Recientes

Ver todo

“La mujer debe de ser libre para ser todo lo que ella quiera y desea; en la forma y manera que así lo desea, siempre con fuerza y dignidad.” Por: Edgar Yamil Yitani La mujer mexicana, siempre y a trav

Por: Edgar Yamil Yitani. Todos sabemos que la honestidad es un valor moral fundamental, ya que mediante ello así se designa la cualidad de ser honesto; y para ello se hace referencia exacta a un conju