Buscar
  • Edgar Yitani

Seguir adelante, ante las dificultades


“Toda flecha tiene que alcanzar una meta, para ello debe de doblegarse al tensarse la cuerda del arco, yendo hacia atrás; para proyectarse y mientras más atrás vaya, más lejos llegará.” - Edgar Yamil Yitani -

Este ha sido un año que nos sirve para valorar todo lo que hemos hecho, lo que hemos logrado, perdido y obtenido el cual a la vez nos ha servido para darnos cuenta de que los bienes materiales o el dinero, no sirven para comprar vida y salud; es decir por más que acumulemos, ello no nos deja a salvo de la muerte.

La muerte no está distinguiendo entre hombres y mujeres, adultos, jóvenes o niños; nunca lo ha hecho, pero aprovecha los errores y la falta de valores en la humanidad.

Muchos pensamos que tenemos carencias, otros que tenemos excesos y muchos más que no somos merecedores de una u otra cosa y es peor aún, si creemos que todo es poco para nosotros, ahí es cuando el respeto hacia uno mismo se convierte en la varita mágica que nos va situando en la realidad; ella nos dice lo que deseamos y hasta donde queremos llegar con ese respeto y después nos hace voltear hacia los demás y nos dice que apliquemos lo adquirido, ya como aprendido sobre todo ello y es ahí cuando el orgullo se aplasta y la honestidad brota, para conducirnos con humildad en busca de una mejor personalidad para nosotros mismos y un mucho mejor trato para los demás.

Hay que ser responsables, saber cuáles son nuestras obligaciones para protegernos, y con ello me refiero a proteger a la familia y seres queridos; así como a la sociedad que gira en nuestro entorno y a todos aquellos que influyen en nuestras vidas en forma directa o indirecta.

Hay que tener objetivos en nuestra vida, trabajar por un propósito, porque de otra manera no podrá existir una meta que nos dé rumbo y de no hacerlo así estaremos perdiendo la vida por nada; hagamos un compromiso de superación con nosotros mismos.

Lo que nos dice que debemos de ser personas conscientes con la realidad, y con ello me refiero a que la vida es cambiante y en ciertos momentos hay que saber cómo desaprender lo aprendido, para aprender la realidad en que vivimos.

Muchos dirán que no es fácil, pero siempre se ha hecho, antes todos pensaban que la tierra era plana, y cuando se probó que era casi redonda; los siglos de creencias se convirtieron en falsas suposiciones y la verdad le cambió la vida a todos, y nadie dijo que no podría habituarse a la realidad.

Comprometernos con la integridad abarca la búsqueda de una mejora inicial en nosotros mismos, en tratar y es esforzarnos por ser mejores día con día, aceptando nosotros mismos los cambios necesarios en nuestros hábitos y costumbres; para tratar de ser mejores seres humanos y con ello integrarnos a la sociedad con esos principios, no para juzgarla, sino para inyectar positivismo, para darle fuerza, armonía y gran estabilidad social a sus integrantes.

Cuando hablo de iniciar por un cambio en nosotros, me refiero a empezar por querernos, respetarnos, cuidarnos, protegernos, comprometernos, responsabilizarnos y comunicarnos abiertamente con los demás, siempre en búsqueda de ser mejores personas, dignos seres humanos, que no se humillan y que menos aún busquen el querer humillar a los demás; esa parte es esencial, porque así nos respetaremos, nos daremos a respetar y sabremos respetar a los demás.

Una gran parte de la verdadera herencia que pueden disfrutar nuestros seres queridos es el respeto, la humildad, el valor, la lealtad, el afecto, el cariño; el legado en nuestras obras en pro de los demás como de los nuestros y la imparcialidad en nuestro juicio, entre muchos otros valores esenciales para la buena convivencia en comunidad.

Es la prudencia en nuestros actos, el entender y seguir las indicaciones correctas, lo que en verdad nos ha llevado a llegar a cumplir un año más, y así debe de continuar en cada etapa de nuestra vida.

Todos hemos tenido que enfrentar fracasos en la vida, desde caer al intentar caminar, como de la bicicleta, de los patines, al resbalar o tropezar; ello no es un error, es parte esencial para nuestra existencia; sólo “Dios” Es perfecto nosotros somos seres humanos y nuestra autoestima depende del tipo de hechos y circunstancias que nos ha tocado vivir.

A todos en algún momento nos ha faltado reconocimiento por nuestros logros o actos, pero ello no debe de pesar, por el contrario; ello es el fuego invisible de la vida, que nos está forjando para poder conquistar metas mayores.

Tenemos que reconocer los alcances de la compasión, no solo para que no se nos dañe, sino también para poder expresarla hacia los demás. Porque pareciera que los tiempos difíciles están borrando las virtudes de la esperanza de la caridad y de la compasión; ya que no tenemos fe en nosotros mismos y menos aún en los demás.

No debemos tener miedo al cambio, nuestra vida pasa rápido, es como una flecha que penetra en la vida y que mientras más lejos queremos llegar, más impulso debemos tomar.

Toda flecha tiene que alcanzar una meta, para ello debe de doblegarse y aceptar que alguien más la ayudara, lo cual sucede cuando la mano la toma y la coloca sobre la cuerda y si bien se siente distinto el ir hacia atrás al tensarse la cuerda del arco, siempre existe y hay cierto temor cuando esta va yendo hacia atrás; para después proyectarse con fuerza, suavidad, destreza, inteligencia, seguridad, dirección, rumbo y meta por alcanzar y entonces se comprende que mientras más atrás se vaya, más lejos se llegará.

Entradas Recientes

Ver todo

La mujer como centro esencial de la familia.

“La mujer debe de ser libre para ser todo lo que ella quiera y desea; en la forma y manera que así lo desea, siempre con fuerza y dignidad.” Por: Edgar Yamil Yitani La mujer mexicana, siempre y a trav

¿Qué Es Honestidad Política?

Por: Edgar Yamil Yitani. Todos sabemos que la honestidad es un valor moral fundamental, ya que mediante ello así se designa la cualidad de ser honesto; y para ello se hace referencia exacta a un conju