Buscar
  • Edgar Yitani

“CÓMO SER MEJORES PERSONAS.”


Nunca será tarde para iniciar y seguir por el buen camino,

y no existe camino tan malo, que no se pueda abandonar;

todo esta en nuestras decisiones, las que se pueden cambiar,

actuemos con integridad y así cambiaremos la forma de pensar.

Edgar Yamil Yitani.


Nadie Puede vivir solo en una ciudad, todos somos parte de ella y cada uno de nosotros es importante en el logro de todo lo alcanzado; por ello lo mejor será iniciar dedicando a nuestros familiares, amigos, vecinos y demás ciudadanos un exitoso, saludable e inmejorable 2021.


Si reflexionamos de lo que sucedió el año anterior, nos daremos cuenta de que no solo seguimos con vida, sino que aprendimos y recuperamos muchos sentimientos de nuestra verdadera identidad; fueron lecciones de vida muy especiales.


Es aquí cuando nos damos cuenta de que existen muchas personas que sin estar a nuestro lado y sin importar las circunstancias, siempre las llevamos en el corazón, y que son quienes iluminan nuestros pensamientos y se resguardan en nuestra alma.


Todos los días son un momento especial y maravilloso en nuestras vidas; porque tenemos la oportunidad no solo de seguir adelante, sino de poder convivir, ayudar y participar como parte de una gran familia ciudadana, con familiares, amigos, vecinos y hasta de desconocidos, que seguramente dejaran de serlo para integrarse a nuestro círculo de amistad.


Hay personas que escogemos y seleccionamos para que vivan con nosotros el diario existir, en nuestras acostumbradas rutinas del día a día; son ellas las que de alguna manera nos ayudan a descubrir nuestros valores, sentimientos y más escondidos sentimientos, es decir, gracias a ellas encontramos todos nuestro verdadero yo.


Siempre estamos pensando en nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo o escuela y en nuestros vecinos y conocidos; pero nos olvidamos de aquellos que también existen, que valen tanto como cualquiera de nosotros; aquellos que pasan a nuestro lado y los borramos con nuestra indiferencia, rechazo, desprecio, o simplemente no las tomamos en cuenta.


Porque normalmente siempre estamos recordando y pensando en aquellos que sabemos que nos quieren y aprecian, que creemos que también nos aprecian y toman en cuenta; porque son los que normalmente sufren nuestros fracasos o penas y se alegran de nuestros triunfos y logros, es decir a la suma de todos aquellos que siempre tenemos a favor y que en todo momento nos apoyan. Porque solos nos hemos acostumbrado a una vida fácil, en donde nos recargamos y consolamos en aquellos que nos cobijan, sostienen y ven que no desfallezcamos


En efecto, estos días me han enseñado que todos ellos son importantes, y que el apoyo de ellos nos hace fuertes y a veces también tenemos a personas que queremos, pero nunca tenemos el valor o la necesidad de decirles que también los reconocemos, admiramos, queremos y necesitamos. Sin embargo hasta hoy nos hemos dado cuenta de que hay muchos más que nos quieren, aunque no nos necesitan, que nos protegen, aunque no se los pidamos, que se arriesgan y dan su vida sin que se los impongamos o; es decir, hay personas, ciudadanos en cada ciudad que nos quieren, que arriesgan su vida y salud; que pueden dejar desprotegida a su familia solo por apoyarnos y ayudarnos y nosotros no lo sabíamos.


Haciendo una comparativa, de nuestros seres amados hoy me doy cuenta de que aunque estén a cientos de kilómetros de distancia; siempre sentimos que están cerca y presentes para nosotros. Y ahora me pregunto, cómo es que no conozco a mis vecinos, como es que no saludo a quien barre nuestra calle, trae el periódico, o nos ayuda a pasar entre el tráfico.


Muchas de las veces, tenemos cerca a las que más amamos y queremos, y sin embargo no nos damos cuenta de lo que son y de lo mucho que valen y lo mucho que nos comparten a cada instante; hoy nos hemos dado cuenta de que no les dedicamos el tiempo que se merecen, porque no hemos sabido administrar nuestro tiempo en quienes más queremos y en quienes más nos quieren.


Sin embargo existen muchas personas que sin que nosotros nos demos cuenta nos hacen sentir con cada acción y palabra que nuestra vida tiene sentido, que somos valiosos y que somos reconocidos por nuestros esfuerzos, entrega y trabajo; aunque siempre los habíamos ignorado.


Por todo ello, creo que ha llegado el momento de reconocer a unos y a otros; y si bien sé que no podemos salir y abrazarlos a todos, si comprendo que si podemos recordar que somos iguales, que todos somos ciudadanos; luego entonces seamos más unidos, iniciemos por encender la llama del afecto verdadero en nuestras familias y hogares y después dejemos que se esparza como un gran incendio, que caliente el corazón de todos y nos lleve en conjunto a que cada uno de nosotros se convierte en la forja de la vida, en un mejor ciudadano.


Actuemos bien, para que la vida nos sonría, y la Bendición Divina nos inunde con su felicidad y nos acompañe siempre para que todos seamos dichosos y el amor y la paz reine en nuestros corazones, haciendo renacer nuestros buenos sentimientos para crear buenas obras; Dios Nos Bendiga a Todos.




Entradas Recientes

Ver todo

“La mujer debe de ser libre para ser todo lo que ella quiera y desea; en la forma y manera que así lo desea, siempre con fuerza y dignidad.” Por: Edgar Yamil Yitani La mujer mexicana, siempre y a trav

Por: Edgar Yamil Yitani. Todos sabemos que la honestidad es un valor moral fundamental, ya que mediante ello así se designa la cualidad de ser honesto; y para ello se hace referencia exacta a un conju